Momento Queen.

La música es algo que siempre me ha fascinado. Es algo muy simple y complejo a la vez. Simple porque es un conjunto de sonidos organizados de una manera que “suenan bien” (lo que quiera que eso signifique…), y complejo por todos los sentimientos, recuerdos y momentos que pueden existir detrás de una simple melodía.

Tengo muy grabado como poco a poco me fui interesando en la música. Recuerdo que era pequeño (menos de 10 años probablemente), aunque no recuerdo exactamente la edad. Mis primeros cassettes me los compró mi madre ya que me gustaba 1 canción en particular de un par de artistas (Eternal Flame de Bangles, y Toy Soldier de Martika, pero por favor no le digan a nadie), y luego hasta tuve un cassette de Jordi (el que esté libre de pecado, que lance la primera piedra :P).

Para mi, ese fue el precalentamiento (o calentamiento previo, como diría mi amiga @marcepue). Pero la primera vez que quedé vuelto loco con un disco (ya pasamos a los CD’s), fue cuando me transformé en propietario de esta maravilla:

Queen_Greatest_Hits

Canciones como Rapsodia Bohemia, We are the Champions y We Will Rock you, entre otras, me hicieron fan de Queen hasta el día de hoy, aunque no los escuche ya con la misma frecuencia.

Este mismo gusto comparto con uno de mis mejores amigos, y creo que fue un punto de encuentro y algo en común con lo que vibrábamos.

¿Y qué tiene que ver todo esto con ser padre? Pues que ya me doy cuenta de que a mis ladies les gusta harto la música, y qué mejor que pasarles el bastón con Queen. ¿La canción elegido? Rapsodia Bohemia, por supuesto.

Pero no es solo la canción lo que les enseño, sino algo “un poco más entretenido” [insertar risa maquiavélica aquí]. ¿Se les ocurre un momento memorable de alguna película con esta canción?

¿Qué tal éste?

Así es! Las pequeñas han aprendido a “rockear”, literalmente. De hecho, me preguntan “¿Papá, cuando viene la parte de Rock & Roll?”, y luego cantamos todos juntos “Mama mía, mama mía, mama mía let me go” y, sì, cabeceamos todos mientras vamos en el auto para rockanrolear.

Luego complementamos este perfecto ritual viendo el video de Wayne`s World en la casa, momento en el cual a las pitufas comienza a hacerle sentido el cabecear en el auto, con lo cual la siguiente vez que nos subimos piden nuevamente la canción.

De más está decir que durante la canción tienen permiso para gritar con toda su alma, desordenarse, patear y todo lo que quieran. Es decir, un momento de libertad pleno, y de pasarlo increíble en conjunto (musical).

Así es como se van construyendo las memorias y traspasando los pequeños rituales. Y uno, a su vez, se transporta a su niñez volviendo a escuchar la música, y recordando lo que significaba para ti escucharla. Es decir, todos somos felices con el ejercicio.

Anuncios

2 thoughts on “Momento Queen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s