Fuera fuegos artificiales

All those fairy tales are full of shit
One more fucking love song, I’ll be sick.

Payphone – Maroon 5

Cuando uno emprende por primera vez, es muy fácil verse influenciado por alguna de las miles de historias fascinantes que leemos o escuchamos. Que Instagram vendió la empresa en 1.000 millones de dólares con solo 10 empleados. Que WhatsApp hizo lo mismo, pero por 19.000. Que el start-up que está en Estados Unidos (sí, ese mismo al que le estás copiando el modelo de negocios) ha recibido millones de dólares de financiamiento y, por lo que se ve, sus dueños son bastante ricos. La notas en la prensa. Todas esas oficinas tan lindas, en las cuales se puede llevar a los perros, tomar cerveza y dormir siesta. Las colas de inversionistas que se golpean entre sí para poder invertir en tu empresa. El crecimiento explosivo, la escalabilidad…

…all those fairy tales are full of shit

Muchos fuegos artificiales, mucha gente que nos da golpecitos en la espalda y nos dice que somos lo máximo. Olvídate de todo eso, porque en este momento no es lo más importante. Tú solamente tienes una tarea, una sola, y nada más que una: hacer que tu emprendimiento sobreviva.

El emprendimiento es duro. Tu empresa es ese paciente que está ingresando a la sala de urgencias al borde de la muerte. Solo una acción oportuna, rápida y precisa, sumado a una cuota de suerte, la salvará. De lo contrario, la muerte es inminente. Y la gente no piensa en hacerse millonario ni en salir en el diario cuando está a punto de morirse.

emprendimiento-esquivar-muerte

Entonces, no existe una razón para que estés pensando en los millones de dólares que puedes ganar con una venta, en los cientos de países a los que te vas a expandir, en las miles de empresas extranjeras que van a apretar el acelerador en cuanto sepan que tu estás haciendo lo mismo que ellos. No pienses en esto, menos aún si no has facturado un solo peso.

Cuando se emprende por primera vez, uno es muy ingenuo, y cree muchas de las cosas que mencioné más arriba, y muchas otras más que se me quedan en el tintero. Lo único que hacen estos pensamientos, es distraernos. Distraernos de nuestro objetivo principal número uno: esquivar la muerte.

Y es que así tenemos que tratar a nuestro emprendimiento. Un ente a punto de morir, que necesita de atención inmediata y urgente. Todas nuestras energías deben estar puestas en salvarlo.

No significa que soñar sea malo, o que no sea buena idea proyectarse. Al contrario, me parece un lindo ejercicio, porque mantiene las ganas, aún cuando todo esté muy difícil, pero de igual forma hay que tomarlo como eso, como un sueño. Este sueño se puede cumplir, pero como el resultado de muchos pasos anteriores que debes dar, y eso es lo que no hay que olvidar.

En general, lo que leemos o vemos “no es tan así”. A la prensa le interesa lo entretenido, lo novedoso, o lo innovador mucho más que cómo le está yendo realmente a la empresa. Por lo mismo, eso es lo que leemos, y nos quedamos con la idea algo que está siendo un éxito rotundo, cuando en verdad hay altas probabilidades de que a la empresa ni siquiera le esté yendo bien. Puras canciones de amor. Pero sabemos que la realidad no es así.

One more fucking love song, I’ll be sick.

Por otro lado, están los emprendimientos a los que sí les está yendo muy bien. En general, detrás de estos casos de éxito hay mucho, pero mucho trabajo. Al leer, pareciera que es un overnight success (es decir, que “la hicieron” de un día para otro), pero lo cierto es que llevan meses o años pelándose el trasero para llegar a ese minuto de gloria.

La mejor manera de graficarlo es hablando de Cristiano Ronaldo. Todo el mundo lo odia por sus declaraciones, por ser muy pretencioso, y por las razones que se nos ocurran. Pero el tipo no está ahí por suerte, porque sea guapo, ni únicamente porque esté dotado de un talento extraordinario. CR7 entrena el doble de duro que todo el resto de sus compañeros, tiene una autodisciplina tremenda…pero eso rara vez lo leemos. Solo vemos en la tele sus abdominales, sus peinados, fotos en las redes sociales, etc.

Nuestras energías es mejor concentrarlas en lo que sí es importante para nuestro emprendimiento: mantener el foco, dar el 100% en terminar de construir tu producto, conseguir clientes y estabilizar el flujo de caja, entre otros. Tú sabes mejor que nadie cuales son esas cosas. ¿Salir en la tele y ganar millones? No amigo, esa es una consecuencia del trabajo duro y las cosas bien hechas. No debes buscarlo como un fin en si mismo. Es mejor pensar que no existen los atajos que nos lleven a la gloria. Cuando se encuentra uno, generalmente es por un golpe de suerte, por estar ahí en el momento exacto, no por hacer las cosas tanto mejor que otros emprendedores.

La invitación es a que olvides todo lo que te pueda distraer de tu objetivo primordial: salvar la muerte. Cualquier cosa que se desvíe de esto, es ruido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s