Incluso cuando perdemos, ganamos.

gary-medel-pierde-contra-brasil

Hay un tema cultural que es percibido de distinta manera en distintas sociedades: el perder. Perder no solamente en el sentido de un juego o una competencia, sino en el sentido amplio de la palabra: dejar de tener, desperdiciar, no obtener lo que se quiere, errar el camino, sufrir un daño, etc.

A nadie le gusta perder, eso está claro. Todos ponemos nuestro mejor esfuerzo por ser los mejores, por tratar de que todo salga bien. Cuando esto no ocurre, y me imagino que en todas partes es igual, uno siente frustración, pena, impotencia, desánimo y un sinfín de sensaciones y sentimientos que son tremendamente normales.

Hasta ahí, nada nuevo. La diferencia es cómo enfrentamos la derrota una vez que las aguas ya se han calmado. Y, ya lo dijimos, este tema depende mucho de la cultura local: en distintas sociedades la derrota tiene distintas lecturas.

En Latinoamérica, la derrota aún es condenada socialmente, y a las personas no les gusta reconocer que perdieron, aún cuando esto sea evidente. La gente no reconoce sus fracasos, y se inventa mil y una excusas para justificar la razón de su no-éxito, que mentalmente “es distinto a fracasar”. Sin embargo, bajo los ojos de un tercero que no está involucrado emocionalmente con esa derrota, se observa una conducta mas bien triste: “pobrecito, no se da cuenta de que fracasó y no es capaz de aceptar la situación”.

Sin embargo, en la cultura anglosajona, y en especial en EEUU, la derrota es percibida como algo bueno, como un paso necesario para alcanzar el éxito. En resumidas cuentas, perder = aprender para luego ganar. Y esto no solamente es se habla en la teoría, sino también se lleva a la práctica. La verdad es que restando lo malo de perder y sumando lo que se aprende en estas situaciones, generalmente las derrotas nos llevan inevitablemente al crecimiento personal. Aprendemos cuando sufrimos los mayores golpes en nuestras vidas: la pérdida de alguien importante, un divorcio, quedarnos sin trabajo, ser excluidos de algo importante, una oportunidad única que no aprovechamos. Ahí es cuando realmente crecemos como seres humanos y formamos nuestro carácter.

Desde el punto de vista personal, mi fracaso en el emprendimiento a la larga resultó ser una situación que no solamente me hizo crecer, sino  que también me dio oportunidades a nivel laboral que probablemente no habría podido tener a estas alturas si no fuera porque me atreví a tirarme a la piscina. En el minuto en que tuve que decir “no va más”, vi las cosas de un color bien negro, porque sí, uno lo pasa mal, muy mal. Pero el tiempo es el mejor aliado, y sabe cicatrizar las heridas. Y uno no debe tratar de ocultar esas cicatrices. Al revés, uno debe verlas con orgullo, recordando toda las historia que hay detrás de cada una de ellas y cómo, gracias a ellas, adquirimos un pedazo de sabiduría que nos hizo crecer como personas.

messi-pierde-copa-america

El miedo al fracaso es paralizante, impide que hagamos cosas nuevas, y nos contiene, cuando lo que debemos que hacer es lo contrario: lanzarnos, abrirnos. Canalizar nuestra energía hacia afuera, no retenerla.

Lo sorprendente es que cuando uno pierde el miedo al fracaso, algo en nuestras mentes cambia. Algún interruptor se mueve y empezamos a pensar de otra manera; nos atrevemos a salir de nuestro caparazón y a ver las cosas bajo otro prisma. Es difícil salir de la zona de comfort, me atrevería a decir que la mayoría de las personas lo trata de evitar, pero aunque uno no lo promueva, igual las situaciones difíciles llegarán solas, sin ser invitadas. Es una paradoja: estamos condenados al fracaso, lo que a su vez nos hace estar condenados al éxito. Y éxito no es tener poder, llenarse los bolsillo de plata. No, el éxito es ser mejores personas después, y gracias a, fracasar. Por eso, aunque perdamos, ganamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s